Dr. Egon Montecinos expuso sobre la Reforma que ajusta la dieta parlamentaria y las remuneraciones de autoridades




  • En sesión realizada el 4 de junio por el Consejo de Alta Dirección Pública, el académico de la UACh, planteó sus puntos de vista y propuestas frente a la dieta y asignación parlamentaria.

En el marco de la reciente aprobación de la reforma que busca rebajar la dieta parlamentaria y remuneraciones de autoridades, expertos de distintas instituciones, están participando de sesiones con del Consejo de Alta Dirección Pública, orientadas a plantear criterios y puntos de vista sobre los alcances e implicancias de la iniciativa.

Es en este contexto que el pasado 4 de junio, el Director del Instituto de Administración y del Centro de Estudios Regionales de Universidad Austral de Chile, Dr. Egon Montecinos, participó de un panel donde abordó su perspectiva y visión desde las regiones, diferenciando conceptos como dieta y asignación, además de los roles de parlamentarios versus ministros, en cuanto a materias de representación.

En la oportunidad, el académico, señaló que “estamos frente a un contexto interno que hace urgente avanzar en la moderación del valor material que implica representar a una comunidad. Si bien, esto se intensificó a partir del 18 de octubre, nosotros ya cargábamos una historia de desafección con la política. Ésta se ha ido percibiendo como una fórmula rápida de movilidad social y económica, entonces cabe preguntarse cuánto vale representar y cuánto es lo que una sociedad está dispuesta a tolerar por la función de representar intereses”.

En ese sentido, el profesor Montecinos planteó que “una dieta debería estar en sintonía con la sociedad que se representa y la valoración de la labor pública. Creo que se debe pensar en un promedio por representar intereses públicos y sociales, pero no por gestionar esos intereses que es lo que hace un ministro. En un parlamento o congreso no necesariamente se debe tener al mejor Management, pero sí probablemente en un Ministerio, entonces son funciones distintas, y creo que las remuneraciones no debiesen estar necesariamente vinculadas”, explicó.

En la misma línea, dijo que “erróneamente en Chile se han querido equiparar sueldos del servicio privado de la alta gerencia, a la labor pública de alta responsabilidad y los sueldos de parlamentario. Probablemente sea con la justificación de atraer buenos elementos por el lado de la remuneración, lo que en evidencia, no necesariamente se cumple. 

Respecto de las asignaciones parlamentarias, el Doctor Montecinos, planteó otro criterio relacionado con generar vínculos de asesorías profesionales con universidades regionales o entidades generadoras de conocimiento. “Hoy día, los parlamentarios de un territorio en particular, cuya labor transversal es legislar por el bien común, podrían utilizar las asignaciones que reciben en levantar centros de estudios o entidades públicas de alto nivel, que les permitan obtener insumos y conocimiento especializado sobre lo que se va a legislar. Hoy, en la mayoría de los casos, quienes se vinculan con la labor parlamentaria a través de la asignación, más que expertos o especialistas, son operadores políticos, que responden a favores relacionados con la labor parlamentaria. Creo que la idea de política pública viene mejor en el ámbito de la asignación que en la dieta parlamentaria”, puntualizó.

Finalmente, el académico, dijo que “en definitiva, el criterio para la dieta debiese apuntar a la correspondencia o relación entre remuneración o representación de intereses públicos, cuyo vector es la política. Lo que se asigna por representar a un grupo en valor monetario, es lo que estamos discutiendo. Hay que evitar lo que tenemos hoy, acercándonos a promedios que no nos pongan en extremo para evitar la obscenidad del sueldo versus la desigualdad y pobreza de quienes son representados. Cuando una persona de un sector rural ve que su representante gana 20 veces más de lo que ella, se produce una lejanía y una distancia por una situación cultural. Lo que queremos es ganar confianza en la medida que nos acerquemos a quienes nos representan, seamos parecidos y convivamos dentro de un territorio. Todo esto, puede transformarse en un valor”, finalizó.

VER PRESENTACIÓN COMPLETA AQUÍ