Segunda Actividad Virtual del Club Austral Birding convocó a un centenar de personas a conversar sobre áreas protegidas y aviturismo




  • Charla encabezada por el Director de la ONG Conectar para Conversar, congregó a participantes de distintas zonas del país. La agenda para los próximos meses del 2020 contempla un concurso fotográfico y nuevas charlas virtuales abiertas a la comunidad.

Con un centenar de personas conectadas, este viernes se desarrolló la segunda charla de la agenda 2020 del Club de Aviturismo y Conservación, Austral Birding, denominada “Áreas Silvestres Protegidas y Aviturismo: ¿Una relación posible?”, la cual estuvo a cargo del Director Ejecutivo de la ONG Conectar para Conservar, Alfredo Almonacid, quien expuso sobre el desarrollo de las áreas protegidas en el sur de Chile, principalmente en la Región de Los Ríos.

La actividad virtual -que fue desarrollada a través de la plataforma Zoom- contó con la participación de estudiantes, académicos y personas aficionadas al avistamiento de aves, quienes periódicamente se reúnen en torno a los eventos que organiza la agrupación nacida bajo el alero del Instituto de Turismo de la UACh.

En la oportunidad, el académico que lidera la iniciativa, Profesor Edgardo Oyarzún dio la bienvenida a los asistentes y explicó que el objetivo de la actividad, junto con fortalecer a la agrupación Austral Birding, es promover el desarrollo del aviturismo, como una herramienta de conservación. “Nuestra idea como Club es utilizar la observación de aves como una herramienta para la conservación del medioambiente y la biodiversidad”.

Añadió que “hemos contado con el apoyo permanente de algunos socios estratégicos, colaboradores e investigadores para sacar adelante este programa y uno de ellos es Alfredo Almonacid, quién a través de su charla, aborda la importancia de la conservación, el hábitat de las aves y cómo nos enfrentamos a las áreas protegidas, considerando que a veces la actividad humana mal planificada, termina deteriorando nuestro entorno más que conservándolo. En este caso, creemos que las mismas aves nos enseñan cómo tenemos que convivir con nuestro entorno y proteger la biodiversidad que es tan relevante para la vida. El contexto actual también nos está ayudando a reflexionar y dar valor al medioambiente”, señaló el profesor Oyarzún.

Durante su exposición, el Profesor Almonacid partió por definir qué es un área silvestre protegida, revisando distintos conceptos y usos que éstas tienen hoy en día. “La humanidad busca un montón de valores en la naturaleza y beneficios relativos a recreación, ocio y espiritualidad, por ejemplo. Sin embargo, también hay otros aspectos que tienen que ver con los servicios ambientales que nos proveen los ecosistemas, como la producción de agua, alimentos, medicinas, y -a raíz de los impactos que está generando el cambio climático-, la importancia que están generando estas áreas para la retención de carbono”.

En cuanto a la protección a la biodiversidad, agregó que “otro beneficio claro es la protección de especies que estén en algún grado de vulnerabilidad en términos de conservación, como por ejemplo el Picaflor de Juan Fernández o el Tricahue. Son áreas protegidas las que albergan estas dos especies y es por eso también su relevancia en el área de la conservación. Hoy en día, las áreas protegidas aportan a la cultura y a la educación ambiental, toda vez que son más utilizadas como laboratorios al aire libre, donde los procesos ecológicos pueden ser explicados a través de metodologías para aprender, conocer y vincularse con el medio ambiente. Finalmente, las áreas protegidas también aportan al desarrollo económico tanto de comunidades locales como regionales, y es en ese ámbito donde el turismo se abre un espacio importante, apuntando hacia la sostenibilidad”, explicó.

Durante la charla, los asistentes a la sala virtual realizaron distintas preguntas que apuntaban principalmente a la experiencia del Profesor Almonacid y el creciente interés en desarrollar aviturismo y otro tipo de actividades recreativas en sana convivencia con el ecosistema.

En cuanto a actividades programadas para las próximas semanas, el equipo del Club Austral Birding reiteró que existe una nutrida agenda enfocada a promover el conocimiento de las aves. En ese sentido, confirmaron la realización de un concurso fotográfico que será lanzado el próximo 10 de julio, en el cual se premiará a quienes capturen las mejores imágenes de la fauna local.

Quienes deseen obtener más información respecto de las actividades del club, pueden ingresar al sitio www.australbirding.cl o bien revisar sus redes sociales, en Instagram, Facebook y Twitter como @australbirding.