Desde Panguipulli y con eclipse de fondo, científicos destacaron enorme potencial del territorio para el turismo científico




  • Entre los invitados participaron representantes de comunidades indígenas, biólogos, ecólogos y expertos en turismo de la UACh, además de astrónomos y geógrafos de otros centros de investigación.

Gran expectación se vivió ayer en toda la Región de Los Ríos a la hora que ocurriría el eclipse solar, debido a la presencia de nubes. Aún cuando éstas no se disiparon se pudo observar parcialmente el fenómeno, experimentar el oscurecimiento del paisaje y después el retorno de la luz a orillas del Lago Panguipulli.

En “Eclipse 2020 desde los Siete Lagos”, programa de televisión que preparó el Proyecto Prometeo 7.0, el tema central de las conversaciones fue la oportunidad que surge post pandemia para la comuna de Panguipulli y la Región de Los Ríos para el turismo científico.

VER VIDEO DE LA TRANSMISIÓN

El profesor Edgardo Oyarzún, académico del Instituto de Turismo y Director del Proyecto Prometeo 7.0 fue enfático en señalar que el turismo científico, como una variante del turismo de intereses especiales, no sólo se fundamenta en el mercado de los turistas o visitantes, sino que en un mercado interesado en la conservación del medio ambiente, que no distingue estrato social, ni edades, ni condición económica. “Un mercado abierto a gente que le interese la conservación del patrimonio, tanto natural como cultural”, subrayó.

En ese sentido, el conocimiento científico alimenta el relato turístico y estructura experiencias turísticas en base a ese conocimiento, de una manera más amena y didáctica. “Desde ese punto de vista este proyecto va a contribuir a potenciar la oferta turística no sólo en el destino Siete Lagos, sino en toda la región, y a traspasar a la comunidad de residentes y visitantes ese conocimiento con miras a valorar el patrimonio”, señaló.

El proyecto además ha mostrado la capacidad que tiene el turismo, no sólo como un eje de desarrollo productivo, sino también como vehículo para divulgar la ciencia en el medio nacional e internacional, según explicó.

Turismo científico y ciencia ciudadana

Actuar como un puente que se tiende entre la ciencia y la comunidad es uno de los impactos positivos de esta actividad. En ese contexto, el Dr. Mauricio Soto, Sub Director Escuela de Graduados de Ciencias y Director del subprograma de Biodiversidad terrestre del Programa Austral-Patagonia de la UACh se refirió a cómo a partir de la capacitación de guías de servicios turísticos se puede comenzar a levantar información relevante en favor de la conservación. Además, valoró el empoderamiento del conocimiento que lograrían operadores, turistas y la ciudadanía en general.

“El turismo científico va desde la charlas y educación ambiental, hasta la incorporación de turistas dentro de expediciones científicas. Hay que ir profesionalizando esta rama del turismo en pro de que los turistas vayan financiando proyectos de investigación y que participen como voluntarios, como se hace en otras partes del mundo”, explicó.

Turismo responsable

“Un turismo científico debe ir necesariamente de la mano de un turismo responsable. Regularlo de forma adecuada, con el fin de que el interés generado en la gente no vaya en perjuicio de la flora y fauna que tanto queremos conocer y proteger”, advirtió el Biólogo Felipe Rabanal, Presidente de la Asociación Red Chilena de Herpetología, junto con resaltar el enorme potencial que tiene Los Ríos por su riqueza de recursos. “Las singularidades naturales que tiene, con un gran nivel de endemismos, una fauna y flora únicas, transforman a nuestra región en un verdadero Laboratorio natural”, indicó.

Biodiversidad única

En la línea del patrimonio natural del territorio Nicole Colin, Doctora en Biodiversidad, Ecóloga en sistemas acuáticos y académica del Instituto de Ciencias Ambientales y Evolutivas de la UACh resaltó la Reserva de la Biósfera y las características asociadas a una rica biodiversidad y ecosistemas únicos. “La cuenca del río Valdivia es única. Posee una cadena de 8 lagos, siete de los cuales están en Chile. También tienen mucha relevancia los componentes geológicos”, reconoció. La importancia de los humedales también fue tema de la conversación, como el Humedal del Río Cruces que por su alta biodiversidad y complejidad ecosistémica fue declarado primer humedal RAMSAR en Chile. Por último, se refirió a las actividades humanas que pueden poner en riesgo la conservación de la cuenca y los ecosistemas como centrales hidroeléctricas.

Todo el potencial

“El turismo debería ser el foco del desarrollo económico de la región. De esta forma, el turismo científico, debería establecerse como uno de los ejes fundamentales de este rubro debido a la gran naturaleza y el buen estado de conservación que tenemos respecto a otras partes de Chile. Además, paisajísticamente tenemos mucho que ofrecer”, sostuvo el Dr. Soto.

“A pocos kilómetros de centros urbanos, tenemos áreas representantes de los ecosistemas de bosques templados lluviosos, circuitos de humedales con una flora y fauna riquísima, que aún guardan secretos por develar. Todavía existen especies de animales y plantas poco conocidas y menos aún estudiadas y lugares con poca o ninguna intervención antrópica, a la espera de que personas ávidas de conocer y aprender, se adentren en sus enigmas”, indicó el Dr. Rabanal.

La Dra. Colin fue incluso más allá al proponer el desarrollo de productos turísticos vinculados a la cuenca del río Valdivia, conformada por una cadena de 8 lagos y ríos emblemáticos como el Cruces y el Calle-Calle, describiéndola como única, tanto su historia geológica como por la dinámica ecológica.

“Se podrían realizar actividades como navegación con relatos acerca de la formación de la cuenca, las glaciaciones, sismos y erupciones volcánicas. Esto último se puede potenciar enormemente gracias a la existencia de la Reserva Nacional Mocho Choshuenco, la cual se originó por la presencia de estos dos volcanes, y los ecosistemas asociados a ellos”, señaló.

También sugirió otras actividades como buceo para conocer las especies nativas acuáticas, tanto en los 7 lagos y en especial en el río San Pedro por sus aguas cristalinas. Sin excluir otras que ya tienen cierto grado de desarrollo en la zona como el avistamiento de fauna, principalmente de aves.

Programa televisado

En la conducción del programa estuvieron el conocido Geógrafo Marcelo Lagos, especialista en fenómenos naturales extremos, y el actor y conductor de Factor de Cambio, Felipe Braun. La actividad se enmarcó en el Proyecto Prometeo Panguipulli 7.0, Laboratorio natural de ciencia y turismo, que ejecuta el Instituto de Turismo de la UACh, con apoyo de la Ilustre Municipalidad de Panguipullli y financiado por Fomento Los Ríos de CORFO con el propósito de potenciar el turismo científico en este territorio.

Verónica Ruiz / Proyecto Prometeo 7.0