Estudiantes de Turismo conocieron la experiencia de “La Ruta del Cobre” y coctelería sustentable




Desde la Patagonia Chilena, los dos invitados al encuentro, expusieron técnicas de sustentabilidad y ejemplos prácticos para contribuir a una mejor convivencia entre el turismo y el medioambiente.

Con gran interés por parte de los estudiantes de la Carrera de Administración de Empresas de Turismo, se desarrolló el pasado jueves el Seminario “Magallanes, Barómetro ambiental y de la sostenibilidad del País” que incluyó una masterclass de coctelería sustentable, y que abordó de una manera teórico-práctica, la forma en cómo se desarrolla el turismo en la región más austral del mundo.

La actividad estuvo a cargo del biólogo medioambiental Nelson Bahamonde, quien es encargado de Investigación, ciencia y educación en la Fundación AMA Torres del Paine, y quien estuvo acompañado del bartender de la Reserva Cerro Paine e impulsor de la denominada “Ruta del Cobre”, Federico Gil. Ambos dieron a conocer experiencias de turismo sustentable en la Patagonia chilena, basados principalmente iniciativas simples, prácticas y económicas, que contribuyen a disminuir el plástico, y residuos, entre otras formas de cuidar el medioambiente.

El Director de la Escuela de Administración de Empresas de Turismo, Profesor Mirko Vera, valoró la instancia e indicó que “recibimos la invitación desde la Fundación AMA, a conocer esta experiencia y nos pareció interesante porque están desarrollando acciones vinculadas a la industria de la hospitalidad y cómo se pueden incorporar aspectos de sustentabilidad en la entrega de servicios o procesos productivos. Uno de los ejemplos tenía relación con erradicar las bombillas que se usan en la coctelería o preparación de tragos, incorporando elementos sustentables, como es el caso de las bombillas de cobre. Vimos cómo estos metales nobles pueden ayudar a mejorar o introducir procesos muchos más amigables con el medioambiente y desde ese punto de vista nos pareció una experiencia interesante de difundir entre los estudiantes, para analizar el punto de vista de la industria y además entender de manera práctica lo que implica el concepto de sustentabilidad más allá del ámbito teórico”.

Dentro de los contenidos, se hizo una revisión de los principales impactos del turismo en las reservas naturales, y se mostró cómo a partir de pequeños cambios, se puede contribuir a mejorar la convivencia humana con el medioambiente, particularmente en los ámbitos de la industria gastronómica, de las bebidas y del ocio.

En ese contexto, Federico Gil, quien está realizando una suerte de “cruzada por la sustentabilidad” viajando por Brasil, Uruguay, Argentina y ahora Chile a través de “la ruta del cobre”, expresó que  “elegimos este programa medioambiental para llegar tanto a los bares como a las universidades,  poder compartir nuestras experiencias de una forma real y tangible, de modo que los estudiantes de las carreras de turismo sostenible e ingeniería ambiental tengan una visión clara de los que van a enfrentar cuando tengan que salir al campo laboral. Elegimos el nombre “la ruta del cobre” como estandarte de nuestra lucha, a partir de nuestras artesanías como son los vasos y las bombillas de cobre. Parte fundamental de esta ruta es eliminar de los bares del país, el plástico de un solo uso. Un elemento importante es el cobre, porque es un mineral que es parte de Chile, de la historia y que tenemos aquí”.

Respecto del desarrollo del seminario en particular, Gil agregó que “ésta es una forma de dejar una semilla en los estudiantes para puedan saber con qué se van a encontrar, qué es lo que tienen que estudiar, y cómo deben tener la capacidad de abrirse y enseñar a las demás áreas vinculadas al turismo -como el área de los alimentos y las bebidas- que también tienen un impacto importante. No solo hay que centrarse en el estudio de las consecuencias de las visitas turísticas a los lugares naturales, sino también cómo podemos ayudar desde la parte operacional de toda una empresa”.

Al respecto Nelson Bahamonde, explicó que “la coctelería sustentable sale un poco de lo común en el ámbito de la técnica o la difusión de la sustentabilidad debido a que es algo práctico, es un momento trivial, de relajo donde se inserta el término no solamente en la conservación, sino que en los materiales que se usan, en el cambio de artículos en los procesos y además incorporando la ciencia y la conservación. Aquí se van vinculando muchos actores porque se genera un producto que se vende a un turista que se va agradecido de tener este tipo de prácticas sustentables, tan lejos, en el fin de mundo”.

“El objetivo de difundir esta iniciativa es incorporar mucha práctica, que dé ideas a los alumnos para aplicar la teoría que aprenden en las salas de clases, y en ese sentido, vimos técnicas como crear vasos a partir de los fondos de las botellas, pesar la basura, cambiar bombillas, congelar piedras en vez de hielo, generar licor a bajo costo, comprar alimentos a granel en vez de preferir el empaque plástico, entre otras ideas. Son herramientas que son reales, que van a tener impacto económico positivo para las empresas y también para el medioambiente”, explicó Bahamonde.

Cabe decir que los estudiantes mostraron un gran interés por aprender las técnicas en la coctelería, y por compartir experiencias de creación de productos sustentables, y coincidieron en que la educación ambiental es fundamental para generar cambios a partir de experiencias simples.

Por su parte, los investigadores, continuarán su ruta del cobre, orientando y difundiendo nuevas técnicas a más estudiantes a lo largo del país.