Vejez Emprendedora: Grupo de Adultos mayores del Taller de Jardinería y Reciclaje, celebraron la entrega de contenedores para reciclaje.




  • Gracias a diversas gestiones, el Departamento de Medioambiente de la Municipalidad de Valdivia hizo entrega de los contenedores que serán dispuestos en las sedes sociales de los miembros del taller.

Con alegría y entusiasmo, los miembros del Taller de Jardinería y Reciclaje, pertenecientes a los Clubes de Adulto Mayor, Las Violetas, Verde Esperanza y Nuevo Amanecer, que forman parte del proyecto Vejez Emprendedora, ejecutado por el Centro de Emprendizaje de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la UACh, recibieron contenedores para reciclaje que fueron otorgados por el Departamento de Medioambiente de la Municipalidad de Valdivia, y que contribuirán a desarrollar mejor sus actividades y crear conciencia entre sus socios sobre los beneficios de reciclar, reutilizar y gestionar sus residuos.

En un encuentro que se realizó en la sede del Grupo de Adultos Mayores Las Violetas, los representantes de los tres clubes beneficiarios se organizaron respecto de la disposición de los contenedores y agradecieron la gestión, que les permite interactuar y trabajar en conjunto con miembros de otros clubes de adulto mayor.

La directora del Centro de Emprendizaje de la Facea, Profesora Ester Fecci, señaló que “el Programa Vejez emprendedora creó 11 proyectos regenerativos-colaborativos, los cuales fueron soñados por los adultos mayores y  se entrelazan entre ellos. Uno de los que se concretó, gracias un fondo del Gobierno Regional, es el Taller de Jardinería y Reciclaje que reúne a miembros de tres organizaciones de adultos mayores del sector Corvi- Gil de Castro y que ha permitido que sus integrantes aprendan sobre ecología e interactúen entre sí”.

En ese contexto, Franco Cortés, profesional del Comité Ecológico Lemu Lahuén que administran el  Parque Urbano El Bosque, y quien se encarga de dictar los talleres a los adultos mayores, dijo que “este proyecto en particular no contemplaba la compra de contenedores para hacer el reciclaje, entonces a través de gestiones con la Municipalidad, conseguimos que nos hicieran una donación para cada una de las sedes. La idea es que ahora -a partir del trabajo que hemos estado realizando- se reafirme el compromiso con la gestión de sus propios residuos. Cuando nos toque hacer el punto limpio en cada una de las sedes, vamos a armar una bonita señalética, para que queden claras las cosas que se pueden o no se pueden reciclar, y también una organización de lo que podemos hacer”, señaló.

En la misma línea, la profesional del Departamento de Medio Ambiente, Carolina Jara, explicó que “lo que nosotros hacemos no es reciclar, sino acopiar. Reciclar es crear una cosa a partir de otra, como lo que se fomenta aquí. Como municipio estamos trabajando con dos empresas de reciclaje, provenientes de Valdivia y Concepción. A medida que van creciendo las ganas de reciclar, va también creciendo la demanda, por lo mismo es muy importante que tomemos conciencia de que no solo tenemos que pensar en el final del residuo, sino en el principio. En el fondo, analizar si realmente necesitamos lo que compramos, si preferimos el producto de plástico o el de vidrio, si queremos una fruta o vegetal envuelto en una bolsa plástica, o si preferimos comprar en otro lugar donde esté envuelta en nada. Eso debemos reflexionar”.

Por otra parte, los participantes del proyecto valoraron la entrega de los contenedores, que serán ubicados en las tres sedes sociales a las que pertenecen los adultos mayores que ejecutan el taller.

Graciela Santana presidenta del Club Las Violetas, afirmó que “acá en el grupo la gente está bien entusiasmada con la llegada de los contenedores y ya están pensando en traer sus cosas lavaditas y dejarlas aquí. Tenemos un compromiso con el medioambiente, reciclar cosas y hacer manualidades con botellas, cajas de huevo y material que recuperamos. Con estos cursos, y charlas sobre al ambiente hemos aprendido muchas cosas, y es importante porque además tenemos buenos fundamentos para transmitir a nuestros nietos”.

Por su parte, Nelson González, Presidente del Club de Adulto Mayor Verde Esperanza, expresó que “los contenedores los vamos a tener dentro de las sedes sociales, porque no es la idea que se conviertan en un botadero de basura. Tenemos una sede en la que nos reunimos muchas personas y con ellos vamos a poder cumplir este objetivo que -en este caso- es juntar vidrio que es el elemento que más se puede reciclar”.

Finalmente, Inés Sandoval, integrante del Club Nuevo Amanecer, dijo estar “feliz porque amo cuidar el medioambiente. Para mí trabajar la tierra ha sido mi mejor terapia. Ahora estoy haciendo faroles con las botellas recicladas y todo esto me sirve para decir que sí me la puedo. Nunca es tarde para seguir aprendiendo”, puntualizó.